La Yak Demente

 

The Mad Yak

 

I am watching them churn the last milk they’ll ever get from me.

They are waiting for me to die;

They want to make buttons out of my bones.

Where are my sisters and brothers?

That tall monk there, loading my uncle, he has a new cap.

And that idiot student of his–

I never saw that muffler before.

Poor uncle, he lets them load him.

how sad he is, how tired!

I wonder what they’ll do with his bones?

And that beautiful tail!

How many shoelaces will they make of that!

 

 

 

“The Mad Yak”, leído por Corso en 1973, en un tributo a Jack Kerouac (Youtube): https://www.youtube.com/watch?v=9xlWnX8LawI

 

Cuando Jack (Kerouac) empezó con todo esto del budismo, todo bien, me vino con esto del budismo y yo pensé “Bárbaro, ser budista es genial, es lo más, pero ¿por qué se joden tanto al Yak? al pobre Yak ellos lo usan para todo”. Así que, lo que aprendí sobre este poema, que se llama “La Yak demente”: me puse a mí mismo adentro de ese Yak, pero me hice a mí mismo una Yak hembra. Acá vamos.

 

 

La Yak Demente

 

Los estoy viendo exprimir la última leche que alguna vez sacarán de mí.

Están esperando a que me muera;

Quieren hacer botones con mis huesos.

Dónde están mis hermanos y hermanas?

Ese monje alto ahí, cargando a mi tío, tiene un nuevo gorro.

Y ese idiota estudiante de él–

Nunca vi a ese culeado antes.

Pobre tío, los deja que lo carguen.

Qué triste está, qué cansado!

Me pregunto qué harán con sus huesos?

Y esa cola hermosa!

Cuántos cordones de zapatos harán con ella!

 

 

Gregory Corso, de Gasoline, 1958.

Traducido en Octubre del 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *