Dos reposeras

En el sol liviano de julio.
El termo bajo el brazo, tomamos mate
con los pies descalzos en el pasto
la atención puesta en el campo
los sonidos claros

Una motosierra ronca en la distancia
entre el graznido de patos y el chasquido
de alas que alzan vuelo

Arriba las nubes cedieron un lugar,
donde unas ramas se inclinan
y el movimiento que hacen me recuerda
hojas flotando en piletón de arroyo

Gratitud, podríamos
vivir de esta manera

Buscando el sol entre los árboles
la temperatura es perfecta ahí.

 

de Monte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *