Jardinero

La jardinería es un arte de la paciencia

una enredadera no puede hacer muro en un solo día,

ni puede dar frutas un ciruelo recién plantado

el jardinero lo sabe, y por eso se ejercita.

 

Recorre el espacio primero

descubre un nuevo lenguaje

remueve a pala la tierra de los canteros, deshace

los terrones más duros y los deja caer, desyuya

debajo de las plantas y entre las piedras.

 

Barre hojas con las ramas que cayeron tras la lluvia

y los frutos que no fueron cosechados a tiempo

un jardín bien hecho es todo cuanto puede ser

y todo en él lo contiene.

 

Con las hojas rastrilladas forma pilas

que los pájaros remueven con sus picos

una manguera vierte agua en el estanque

los peces nadan cerca, el patio se ve limpio

huele a pasto cortado y a tierra mojada.

 

El jardinero crea un vínculo, tiempo

que conversan hombre y plantas

es jardinería.

 

Las hojas arden y alzan humo

en el reposo nuevo de las plantas

se escucha el zumbido de la tierra

la música domadora de las bestias.

 

Algo se mueve entre las cañas, una sombra

se agita y se prolonga en la superficie del estanque

camina el patio y lo despide casi a oscuras,

los mosquitos buscan piel, y las polillas luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *