Cuando volví

de mi casa en el Sur

miré los arboles en fila

clavados como estacas

en las veredas de cemento

y estaban

llenos

de

brotes

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *