Amanecer

Observo el amanecer y veo la gestación

Veo un niño de mejillas rosadas
surgir de la grieta de los mundos

Veo chicos jugando, mojados
salpicados con agua de lluvia
reflejando un halo de bellos colores

Veo un adolescente ardiente, y eléctrico
portando dulces y feroces convicciones

Lo veo teñir
de colores los charcos
y el lago, de a pinceladas

No me atribuyan más
de lo que soy, no soy poeta -No conozco
las fórmulas mágicas –

Solamente veo, percibo formas
en las oscuras penumbras del invierno

Me descompongo y cada fibra de mí ve,
y anoto, anoto todo (mi tumba
va a ser un colchón de hojas escritas)

Veo el crecimiento de la luz
y su posterior decaimiento

un chispazo fugaz
los primeros cabellos blancos
surgir de una cabellera adulta

Veo una persona
al borde, mirando
hacia abajo y atrás

La veo decidirse,
saltar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *